Cuándo intervenir

Consultar si...

  •   Se pierden las ganas de vivir.
  •   La tristeza se alarga en el tiempo.
  •   Hay sentimientos de soledad o vacío.
  •   Otras situaciones de duelo y pérdidas               afectivas que provoquen dolor intenso y/o         duradero (separaciones, muerte...).
  •   Se siente ansiedad.
  •   Se siente miedo injustificadamente.
  •   Se dan pensamientos negativos persistentes.
  •   Hay problemas para relacionarse.
  •   Una persona se considera inferior al resto.
  •   Se tienen problemas de comportamiento o         adaptación.
  •   Existen problemas con la alimentación.
  •   Hay conductas adictivas.
  •   Se producen dificultades en el rendimiento       profesional.
  •   Hay alteraciones del sueño.
  •   Se sienten celos exagerados.
  •   Existen trastornos sexuales.
  •   Hay problemas de pareja.
  •   En situaciones de crisis.
  •   Cuando se viven situaciones de agresividad o   de violencia.
  •   Cualquier otra situación que provoque               malestar, miedo o sufrimiento.